In the News

Activistas enfilan contra congresistas por la reforma

Tuesday, May 6, 2014
María Peña
La Opinión
Washington

Este articulo fue publicado originalmente en La Opinión. 

Los inmigrantes indocumentados siguen “bajo asedio” ante la inacción delCongreso por una reforma migratoria y la agresiva aplicación de las deportaciones,  por lo que los activistas preparan la segunda fase de su campaña de presión para exigir más alivios migratorios.

Durante una rueda de prensa, miembros de la Agenda Nacional para el Liderazgo Hispano (NHLA) explicaron este martes que la segunda fase estará dirigida a 30 legisladores de la Cámara de Representantes, en su mayoría republicanos, para exigir un cese de la “devastación” causada por las deportaciones.

NHLA , que aglutina a 37 organizaciones latinas, no ofreció detalles sobre la lista de legisladores, el costo y duración de la segunda fase de la campaña, ni el número de activistas implicados.

Sin embargo, José Calderón, presidente de la Federación Hispana, precisó que la campaña incluirá visitas a los distritos de los 30 congresistas con alta concentración hispana; asambleas populares; el uso de las redes sociales y artículos de opinión,  porque la reforma migratoria es “el asunto definitorio” de la comunidad hispana.

La primera fase

En los últimos meses, la primera fase incluyó visitas a 80 distritos electorales y 70 asambleas populares en esas comunidades.

NHLA divulgó un documento que se hace eco de las denuncias de la crisis humanitariacausada por las deportaciones, que ya suma los dos millones desde 2009.

Según Héctor Sánchez, presidente de NHLA, tanto demócratas como republicanos pagarán las “consecuencias políticas” por la inacción en torno a la reforma.

En general, los activistas insistieron en que el presidente Barack Obama sí tiene autoridad para frenar programas policiales como “Comunidades Seguras”, que permiten la deportación de indocumentados en las cárceles, y de ampliar los alivios migratorios.

NHLA se comprometió a movilizar el voto hispano para los comicios de noviembre próximo, si bien las proyecciones apuntan a que solo 7.8 millones irán a las urnas, de un universo de 25,5 millones elegibles para votar.

Jessica González Rojas, del Instituto Nacional de Latinas para la Salud Reproductiva (NLIRH, en inglés), destacó el caso de Adriana, del Valle del Río Grande en Texas, una indocumentada cuyo esposo e hija fueron deportados a México, convirtiéndose en la única que cuida a sus dos nietos pese a que tiene problemas de salud.

González Rojas no dio el apellido de Adriana para proteger su identidad, pero subrayó que historias como la suya se repiten por montones en la comunidad inmigrante, y la campaña de NHLA busca luchar por “la salud, dignidad y justicia” de todos los inmigrantes.