Press Releases

Miércoles, Abril 22, 2015

Los servicios de salud para las mujeres inmigrantes y sus familias nos beneficia a todos

Press Release
Washington
Loretta Kane (917.410.7242, lk@caminopr.org)

Proyecto de ley proactivo asegura que muchos inmigrantes puedan acceder a los servicios de salud pagados con sus impuestos

WASHINGTON, D.C. — Los defensores de la salud de la mujer, los proveedores de salud y los líderes de los derechos de los inmigrantes aplauden a la Congresista Michelle Lujan Grisham (NM-01) por presentar la «Ley de Equidad y Acceso a la Salud para las Mujeres Inmigrantes y sus Familias (Health Equity and Access under the Law ‘HEAL’ for Immigrant Women & Families Act) del 2015». Esta legislación pionera restaura el acceso a la cobertura de salud a bajo precio para los inmigrantes autorizados para vivir y trabajar en los Estados Unidos.

Aproximadamente 120 organizaciones y asociaciones nacionales, estatales y locales apoyan esta importante legislación.

«La Ley HEAL para las Mujeres Inmigrantes y sus Familias garantizará que los inmigrantes documentados que trabajan duro y contribuyen con nuestra economía sean tratados con justicia por el sistema de salud al cual apoyan cuando pagan sus impuestos», dijo la Representante Lujan Grisham. «Quiero eliminar las barreras que evitan el acceso a los programas de salud como Medicaid y el Programa de Salud Infantil (CHIP por sus siglas en inglés)».

Hace casi dos décadas, los políticos empezaron a implementar restricciones dañinas que han puesto la cobertura de salud a bajo precio fuera del alcance de muchos inmigrantes. La Ley HEAL para las Mujeres Inmigrantes y sus Familias del 2015 elimina la interferencia política para que los inmigrantes puedan participar en los programas de salud pagados con sus impuestos. Este proyecto de ley:

● Restaura en su totalidad Medicaid y CHIP para todos los inmigrantes documentados que serían de otra forma elegibles. Esta ley elimina las barreras discriminatorias legales para acceder a la cobertura de salud para los inmigrantes documentados impuesta por la ley de bienestar social del año 1996. Elimina la lista restrictiva y desactualizada de inmigrantes «calificados» para la elegibilidad de Medicaid y CHIP y elimina el período de espera de cinco años.

● Elimina la exclusión injustificada impuesta a un subgrupo de personas a quienes se les confirió acción diferida para acceder a la Ley de Salud a Bajo Precio (ACA, por sus siglas en inglés), Medicaid y CHIP. La ley permitiría quetodos los beneficiarios de la acción diferida—incluyendo a aquellos con Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas in inglés) o la nueva Acción Diferida para Padres de Ciudadanos de los Estados Unidos y de Residentes Permanentes Legales o (DAPA por sus siglas en inglés)—obtengan cobertura de Medicaid o CHIP que de otra forma serían elegibles y puedan comprar planes calificados en el Mercado de Seguros de Salud, obtener primas por créditos fiscales, reducciones de costo compartido e inscribirse en el Programa de Salud Básica.

● Reinstituye la elegibilidad para inmigrantes COFA o ciudadanos de la República de las Islas Marshall, los Estados Federados de Micronesia y la República de Palau, bajo los Convenios de Libre Asociación (COFA por sus siglas en inglés), a quienes inadvertidamente se les prohíbe el acceso al programa de Medicaid bajo la ley de beneficios sociales del 1996.

Los obstáculos legales y en las políticas públicas para acceder a la cobertura y servicios de salud para los inmigrantes, desproporcionadamente dañan a las mujeres al imponer barreras persistentes para acceder a los servicios de salud a bajo precio y al contribuir innecesariamente con las altas tasas de personas sin seguro de salud. Los números hablan por sí solos. Entre las mujeres en edad reproductiva, un 40 % de las 6.6 millones de inmigrantes que no son ciudadanas no tienen seguro de salud, comparado con un 18% de inmigrantes que son ciudadanas y un 15% de las mujeres que nacieron en los Estados Unidos. Estas cifras son aún peores para las mujeres en edad reproductiva que viven en la pobreza, con más de la mitad de las mujeres inmigrantes no ciudadanas sin seguro de salud—casi el doble de la proporción de las mujeres que nacieron en los Estados Unidos. La Ley HEAL para las Mujeres Inmigrantes y sus Familias del 2015 haría mucho para solucionar estas injusticias persistentes.

«Las mujeres inmigrantes contribuyen grandemente con nuestras comunidades, con nuestra economía y nuestra nación en general. Sin embargo las políticas federales actuales de inmigración y salud no reconocen estas contribuciones y no cumplen con las necesidades de salud de las mujeres inmigrantes y sus familias. El resultado es que millones de mujeres inmigrantes sufren de enfermedades prevenibles, no tienen proveedor de salud y su capacidad de contribuir con sus familias y comunidades de forma plena se ve entorpecida. No solo es justo sino que tiene lógica eliminar la interferencia política para que las mujeres inmigrantes y sus familias puedan participar en los programas de salud pagados con sus impuestos», dijo Jessica González-Rojas, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Latinas para la Salud Reproductiva (NLIRH por sus siglas en inglés). «Los buenos servicios de salud aseguran que las mujeres tengan la oportunidad de alcanzar plenamente su potencial, cuidar a sus familias y tomar sus propias decisiones acerca de su futuro. Esto es bueno para todos nosotros».

«Las mujeres inmigrantes son la columna vertebral de sus familias y sus comunidades, y sin embargo están siendo desproporcionadamente afectadas por las barreras actuales para acceder a la cobertura de salud a bajo precio. Las mujeres asiáticas americanas y de las islas del pacífico ya sufren de altas tazas de personas sin seguro y enfermedades prevenibles. Nuestras familias no deberían ser forzadas por los políticos a esperar años por los servicios de salud que necesitan. Esta legislación es una oportunidad para que nosotros levantemos estas barreras de cobertura para asegurar que las mujeres inmigrantes y sus familias progresen. Aplaudimos a la Congresista Lujan Grisham por sus liderazgo», dijo Miriam Yeung, directora ejecutiva del Foro Nacional de Mujeres Asia-Pacífico Americanas (National Asian Pacific American Women’s Forum).

«Aplaudimos a la Congresista Lujan Grisham por su liderazgo en presentar nuevamente este proyecto de ley tan importante. Las barreras para acceder a los servicios de salud han dejado una huella en la salud de las mujeres inmigrantes y han ampliado las disparidades de salud. La cobertura de salud es necesaria para acceder a una serie de servicios de salud reproductiva, incluyendo las visitas prenatales, anticonceptivos, exámenes de detección de infecciones de transmisión sexual, apoyo para la lactancia materna y servicios ginecológicos rutinarios. Como médicos que atienden a las mujeres inmigrantes y sus familias todos los días, esperamos trabajar con el Congreso y nuestras organizaciones socias para ver que esta ley sea implementada,» dijo la presidenta de la junta directiva de los Médicos por la Salud Reproductiva (Physicians for Reproductive Health), Dr. Nancy Stanwood, doctora en medicina y máster en salud pública.

«La salud de nuestras familias es con frecuencia ignorada en la discusión de inmigración, cuando debería ser el enfoque principal», dijo Kathy Ko Chin, presidenta y directora ejecutiva de APIAHF. «La Ley HEAL para las Mujeres Inmigrantes y sus Familias logra exactamente eso, al permitir que las mujeres inmigrantes y sus familias accedan a los servicios de salud que necesitan y que están siendo pagados con sus impuestos. Nuestro país se fortalecerá más y tendrá más éxito cuando todas las personas tengan acceso a los servicios de salud».

«Estamos orgullosas de que nuestra propia representante, la Congresista Lujan Grisham, entienda que mejorar el acceso a los servicios de salud para más comunidades nos beneficia a todos», dijo Tannia Esparza, directora ejecutiva de la organización Mujeres Jóvenes Unidas (Young Women United). «Como un estado fronterizo con una diversa diáspora de inmigrantes, sabemos que eliminar las barreras para el acceso a los servicios de salud tendrá un impacto real en las vidas de las mujeres inmigrantes y sus familias en el estado de Nuevo México y en todo el país».

«La misión de Planned Parenthood es asegurar que todas las mujeres—sin importar su ingreso, cobertura de seguro o estatus migratorio—reciban los servicios de salud que necesitan para tener una vida saludable y productiva», dijo Cecile Richards, presidenta de la Federación de Planned Parenthood de América. «Agradecemos a la Rep. Michelle Lujan Grisham por liderar este esfuerzo e instamos al Congreso a aprobar esta legislación que asegurará que muchas mujeres inmigrantes y sus familias tengan un acceso equitativo a los servicios de salud, tales como el control de la natalidad y los exámenes de detección del cáncer—sin barreras que obstaculicen el acceso. Esta es una buena política—y es lo correcto».

Es tiempo de que los legisladores federales hagan lo correcto para nuestro país y nuestras comunidades, al extender el acceso a los servicios de salud a bajo precio y de calidad para todas las personas que viven y trabajan en los Estados Unidos, sin importar su estatus migratorio o socioeconómico. La Ley HEAL para las Mujeres Inmigrantes y sus Familias del 2015 llevaría a nuestro país un paso más cerca de alcanzar la igualdad en el acceso a los servicios de salud. Esperamos que esta ley sea considerada en el Congreso», dijo Mariaelena Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional de Ley de Inmigración (NILC por sus siglas en inglés).

«Limitar el acceso a los servicios de salud tiene un impacto profundamente negativo, especialmente para la gente joven. Eliminar las barreras innecesarias que retrasan el acceso o que encarecen los servicios de salud es fundamental para promover la salud y el bienestar de la gente joven, las mujeres y las comunidades. La gente joven merece acceso especialmente al rango total de servicios de salud, no las políticas que niegan el acceso a los servicios básicos que necesitan para tener vidas saludables», dijo Debra Hauser, presidenta de los Defensores de la Juventud (Advocates for Youth).

«Todos merecen acceso a los servicios de salud, sin importar su estatus migratorio», dijo Elizabeth G. Taylor, directora ejecutiva del Programa Nacional Legal de Salud (NHelP por sus siglas en inglés). «Esta buena legislación elimina las barreras que en la actualidad impiden que las mujeres inmigrantes y sus familias accedan a los servicios de salud que necesitan».

«Continuar negando a las mujeres y hombres inmigrantes el acceso a los servicios de salud a bajo precio y de alta calidad, incluyendo los servicios de planificación familiar, contribuye a resultados de salud sexual adversos, tales como los embarazos no intencionados y las enfermedades de transmisión sexual (ETS), y coloca una carga indebida en la salud y la economía de la nación», dijo Clare Coleman, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Planificación Familiar y Salud Reproductiva (NFPRHA por sus siglas en inglés). «Dadas las necesidades insatisfechas de planificación familiar y salud sexual entre las mujeres inmigrantes, la Ley HEAL para las Mujeres Inmigrantes y sus Familias es un paso fundamental hacia adelante para mejorar el acceso a los servicios para las familias inmigrantes, lo cual a su vez ayudará a aliviar las disparidades de salud en todo el país».

«El Consejo Nacional de Mujeres Judías (National Council of Jewish Women) cree que es un imperativo moral asegurar que todos puedan acceder a los servicios de salud que necesitan, sin poner en riesgo su seguridad económica y otras necesidades básicas. Por mucho tiempo estas prohibiciones económicas han injustamente negado a personas y familias el acceso a los programas de salud pagados con sus impuestos, simplemente con base en su estatus migratorio. Estas políticas han fallado sobre todo a las mujeres inmigrantes, empujando a que los servicios preventivos esenciales y otros servicios de salud reproductiva estén fuera de su alcance—lastimando su salud y su seguridad económica y de sus familias. La Ley HEAL toma pasos importantes para eliminar estas barreras dañinas para acceder a los servicios de salud, acercándonos más a cumplir la promesa de nuestra nación de justicia para todos», dijo Nancy Kaufman, directora ejecutiva del Consejo Nacional de Mujeres Judías.

«El acceso a los servicios de salud es un derecho humano para cada mujer, sin importar su estatus migratorio», dijo Nancy Northup, presidenta y directora ejecutiva del Centro de Derechos Reproductivos. «Felicitamos a la Congresista Lujan Grisham por tomar pasos firmes y presentar una vez más esta legislación esencial para asegurar que las mujeres, sus familias y sus comunidades estén sanas y libres de discriminación».

###

El Instituto Nacional de Latinas para la Salud Reproductiva es la única organización nacional de la justicia reproductiva dedicada a desarrollar el poder de las Latinas y promover la salud, la dignidad y la justicia para 26 millones de Latinas, sus familias y sus comunidades en los Estados Unidos, a través del desarrollo de liderazgo, la movilización comunitaria, la abogacía de políticas públicas y las comunicaciones estratégicas.